La biodiversidad puede limitar las invasiones: lecciones de lagartijas en las islas del Canal de Panamá

  • ML | Lagartija anolis delgada.

Cuando Estados Unidos inundó el valle del río Chagres de Panamá en 1910, el lago Gatún tenía el récord de ser el embalse más grande del mundo. Este récord fue superado, pero los investigadores del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI), que ahora están estudiando las lagartijas invasoras en las pequeñas islas que salpican el lago, descubrieron que las islas con lagartijas nativas actúan como otro tipo de reservorio, albergando a los parásitos que controlan invasores.

El estudio publicado en la revista Biology Letters, es una valiosa evidencia experimental de que la biodiversidad es mejor, lo que hace que los ecosistemas sean más resistentes a la invasión.

Como parte de otro estudio para averiguar cuántas generaciones se necesitan para que las lagartijas anolis delgadas (Anolis apletophallus) se adapten al cambio climático, un equipo de investigación dirigido por Christian Cox, científico visitante en STRI y Mike Logan de la Universidad de Nevada, Reno, trasladó lagartijas del bosque tropical en el continente a las islas, que tienden a ser más cálidas y secas.

Cuando regresaron varias veces durante los siguientes dos años para ver cómo les estaba yendo a las lagartijas en sus nuevos hábitats, contaron la cantidad de ácaros.

“Descubrimos que en las islas sin especies residentes de lagartijas anolis, las lagartijas anolis delgadas que fueron trasladadas a las islas perdieron sus ácaros en una sola generación, y los ácaros ya no están varias generaciones después (hasta el presente)”. Comentó Cox.

“De hecho, las lagartijas fundadoras individuales que tenían ácaros durante el traslado inicial no tenían ácaros cuando fueron recapturadas más tarde. En contraste, las lagartijas que fueron trasladadas a una isla con otra especie residente (nativa) de lagartijas mantuvieron sus ácaros durante tres generaciones, y algunas de las fundadoras de la isla de dos especies nunca perdieron sus ácaros".

"A menudo, cuando un animal invasor aparece en un lugar nuevo, todos sus patógenos y parásitos se quedan atrás o no sobreviven, lo que le da una ventaja de supervivencia adicional en el nuevo lugar: de ahí el término liberación del enemigo".