Cascada “Kiki”, un paraíso escondido

  • @visitsoloy | En el corazón de Soloy, dentro del territorio de la comarca Ngäbe Buglé, se encuentra esta belleza natural, considerada uno de los saltos más grandes de Panamá.

      Rodeada de vegetación, imponente y con una caída de más de 112 metros de altura, se encuentra la cascada “Kiki” o el “Salto de la Maestra”.  Llegar es todo un desafío, en especial si la persona no es muy atlética; pero la vista y la sensación de paz que se siente al estar en el lugar vale cada esfuerzo.

      La travesía
      En busca de aventura, di con la cuenta en Instagram @visitsoloy, quienes me pasaron buscando en la terminal  de David a las 6:00 a.m. Una hora y media después, estaba en la comunidad de Soloy. Esta es la primera parada, ideal para desayunar, estirar los pies y prepararse para tomar los carros 4x4, que deben atravesar una carretera de tierra, pasando por pequeñas quebradas, hasta el área de Cerro Banco, donde se sigue a pie a la cascada.

      En este punto, los encargados del tour dan las recomendaciones y te entregan una vara de madera, a la cual aferrarte para evitar resbalar en el kilómetro de distancia que dura el sendero. Este ha sido habilitado con llantas reutilizadas para facilitar la caminata, además, se encuentra señalizado.  

      A partir del mirador, son solo 15 minutos, para llegar a este mítico lugar. Durante la caminata, los guías van explicando un poco sobre este proyecto de turismo sostenible.

      Datos

      Zulema Emanuel
      [email protected]
      Twitter/Instagram
      @zulemaemanuel
       


      Contenido Patrocinado