¡Música y alabanza para Dios!

Las notas se elevan durante los servicios para la adoración y alabanza; el público sigue a los artistas con aplausos y coros
  • Cortesía | Cantante en el culto de la Comunidad Apostólica Hosanna.

      “Alabadle con pandero y danza; alabadle con cuerdas y flauta”, dice el Salmo 150 de la Biblia, un mandato divino que siguen las iglesias  evangélicas del país al incluir grupos musicales en todos sus servicios.

      Niños y  jóvenes  pueden asistir a la Academia de Música David, de la Comunidad Apostólica Hosanna

      Solo la agrupación de la Comunidad Apostólica Hosanna está integrada por más de 50 artistas, entre empíricos y profesionales, así lo comentó su pastor y fundador Edwin Álvarez.

      “Nuestra liturgia es muy participativa, los músicos más bien dirigen; pueden ver que toda la congregación se incorpora al momento del canto en adoración o alabanza”, manifestó Álvarez.

      Cada templo bajo esta fe organiza su propia línea musical. “Se procura siempre el canto. Hay iglesias que no tienen ni un músico, pero el pastor entona canciones antes de predicar”, sostuvo el director musical de Hosanna Enrique Carlos Hermoso. 

      Talentos internacionales
      Levels Worship es la banda juvenil del Ministerio Tabernáculo de Santidad Internacional que ha logrado lanzar temas propios y presentarse en el exterior. 

      El pastor Horacio Freeman, de la sede del ministerio en Santiago, comentó que: “Son ocho jóvenes que se encuentran justo ahora grabando su quinto sencillo. Ellos tocan guitarra, bajo, órgano, tambores y demás instrumentos.  Son muy talentosos y apegados a Dios”.

      En tanto, desde Chiriquí, Melanie Rule usa su voz para enaltecer al Señor, junto a sus compañeros de la iglesia Comunidad Cristiana El Taller del Maestro. “Adorar por medio de la música significa conectarme con Él y rendir todo lo que soy en un constante e intenso anhelo por corresponder a su inagotable amor por mí”. 

      Aplausos y vítores del público acompañan las interpretaciones de estos grupos durante los cultos, lo cual es percibido como la manifestación de la llama viva de la fe. 

      Eliened Ortega Yángüez 
      [email protected]
      Twitter:  @ElienedY
      Instagram: @_eliyanguez
       


      Contenido Patrocinado