El incombustible Valverde sigue siendo principal baza del ciclismo español

Pese a sus 41 años, Alejandro Valverde aparece como principal baza del equipo español para la prueba de ciclismo en ruta que se disputará este...
  • El español Alejandro Valverde celebra al cruzar la línea de meta de la sexta etapa de la 73ª edición del Criterium du Dauphine, entre Loriol-sur-Drome y Le Sappey-en-Chartreuse, Francia, el 4 de junio de 2021

      Pese a sus 41 años, Alejandro Valverde aparece como principal baza del equipo español para la prueba de ciclismo en ruta que se disputará este sábado, en lo que será la quinta participación en unos juegos del corredor murciano, que con una medalla olímpica pondría broche a un palmarés de ensueño.

      Ganador de la Vuelta a España (2009), podio en el Tour (2015) y el Giro (2016), vencedor de etapas en las tres grandes, campeón del mundo (2018) y de España (tres veces), triunfos en clásicas como la Lieja-Bastoña-Lieja, Flecha Valona y Clásica de San Sebastián, victorias en carreras por etapas como el Dauphiné y las vueltas a Cataluña y el País Vasco... el palmarés de Valverde es largo y exitoso, pero la medalla olímpica se le ha resistido.

      "Claro que voy con moral a Tokio (...), pero no voy pensando que tengo que ganar sí o sí una medalla. Si la consigo bien, pero será muy difícil", declaró el murciano durante el pasado Tour de Francia, que acabó el domingo en París, casi con el tiempo justo para volar a la capital japonesa.

      A diferencia de algunos posibles rivales en la carrera olímpica que no acabaron el Tour, como el esloveno Primoz Roglic (por caída) o el italiano Vincenzo Nibali, que han tenido más tiempo para preparar la prueba en Tokio, Valverde quiso llegar hasta París.

      - "No quiero tener presión" -

      "En todo momento he pensado en seguir en carrera", declaró Valverde en la segunda jornada de descanso del Tour, en Andorra. "No tiene sentido bajarme de la bicicleta porque de todas maneras no vamos a viajar a Tokio hasta el lunes", al día siguiente de la llegada de la Grande Boucle a París, añadió.

      A su edad, Valverde disfruta compitiendo sobre la bicicleta y los resultados han pasado a un segundo plano: "No quiero tener más presión de la debida", insistió en Andorra, recordando que "hay rivales que también están muy bien y que están preparando este objetivo al 100%".

      Aunque el veterano ciclista murciano no quiera cargar con todo el peso de la responsabilidad en el equipo olímpico español, lo cierto es que el seleccionador Pascual Momparler ha creado un equipo con corredores "capaces de dar la vida por Valverde", formado por los hermanos Gorka y Jon Izagirre, el campeón de España Omar Fraile y Jesús Herrada.

      La lista, como suele ser habitual, provocó polémica, ya que Momparler decidió no convocar a hombres como Pello Bilbao o Jonathan Castroviejo, dos de los españoles que más se dejaron ver en el Tour, a diferencia de la discreta carrera de Herrada.

      "Llevamos al mejor equipo, capacitado para luchar", ha declarado el seleccionador para zanjar la polémica, defendiendo que los corredores convocados son "'killers', cazafugas y rematadores", idóneo según Momparler para el perfil de la prueba y las características especiales del evento olímpico.

      - Perfil ideal para el murciano -

      El recorrido de la carrera, 234 km entre Musashinonomori Park y el Fuji International Speedway, es muy exigente y parece venirle como anillo al dedo a Valverde.

      Los corredores deberán afrontar cinco puertos de montaña, el más exigente de ellos la subida al icónico monte Fuji, en el ecuador de la carrera.

      La competición ciclista en los Juegos tiene la particularidad de que cada selección cuenta solo con cinco corredores, tres menos, por ejemplo, de los que tenía por ejemplo cada equipo participante en el Tour.

      Eso significará que los que aspiren a las medallas tendrán que estar más atentos que nunca a las fugas, ya que en el momento en el que se forme una escapada con corredores de las selecciones más potentes y se pongan de acuerdo para colaborar, será difícil echarla abajo.

      Y pocos corredores en el pelotón cuentan con la experiencia de Valverde en este tipo de pruebas de un día.

      El murciano, además, demostró en algunas etapas del último Tour, como la que llegó a Andorra, en la que fue segundo tras el estadounidense Sepp Kuss, que se encuentra en buen momento de forma y sigue teniendo el 'instinto asesino' que le ha dado tantas victoria en su carrera.


      Contenido Patrocinado