Descuentos ridículos

  • Zulema Emanuel

      Tener problemas con el  internet es el pan de cada día. Fluctuaciones, mala conexión o la falta de ella son situaciones  que viven las personas que teletrabajan o estudian a distancia.

      Se pueden pasar días esperando obtener una respuesta de las compañías para que solucionen el problema, una vez lo arreglan el calvario no termina allí, pues viene la parte de los descuentos. 

      Cuando llegan, no saben si reír o llorar, pues no hay un ente que de verdad haga valer los derechos del consumidor.


      Contenido Patrocinado