Panamá da "ultimátum" a minera canadiense para que aumente pago de regalías

  • ML | El ministro Ramón Martínez en conferencia.

      Panamá exigió a la minera canadiense First Quantum que eleve significativamente sus aportes al Estado si quiere seguir operando en el país, advirtió el gobierno panameño durante las negociaciones de un nuevo contrato para la extracción de cobre.

      "No hemos tenido todavía acuerdo, sin embargo, por instrucciones del presidente de la República (Laurentino Cortizo), le hemos mencionado a la empresa que debemos recibir una respuesta a más tardar el lunes", señaló el ministro de Comercio e Industrias, Ramón Martínez.

      La empresa Minera Panamá, controlada por la canadiense First Quantum, negocia con el gobierno panameño un nuevo contrato de concesión para la extracción de cobre a cielo abierto.

      El gobierno panameño exige a la minera el pago de regalías anuales del 12 al 16% sobre las ganancias brutas de la compañía por la extracción realizada en Panamá, frente al 2% actual.

      Además, también le pide el pago del impuesto sobre la renta (actualmente la empresa está exonerada) y la eliminación de algunos beneficios fiscales. 

      Con estas medidas, el gobierno panameño espera obtener ingresos anuales superiores a los 400 millones de dólares.

      "Comenzamos esta negociación el primero de septiembre diciendo que para nosotros era importante que los beneficios económicos que recibe nuestro país sean los justos por la explotación y pérdida de sus recursos minerales", señaló Martínez. 

      "No podemos aceptar nada menos de lo que se ha presentado", agregó Martínez durante una conferencia de prensa. 

      Minera Panamá extrae cobre en un área de 13.000 hectáreas, en la localidad de Donoso, en la provincia caribeña de Colón, a unos 220 km al noroeste de Ciudad de Panamá.

      La compañía ha manifestado en varias ocasiones que esta es la inversión privada "más grande en la historia de Panamá", con 6.300 millones de dólares para la extracción de minerales.

      Sin embargo, la Corte Suprema de Justicia de Panamá ratificó, en 2021, un fallo anterior que declaró inconstitucional el decreto-ley que avaló la concesión minera para la extracción de cobre, principalmente, y de oro, hasta 2037.

      Desde entonces, el gobierno panameño y la compañía negocian un nuevo contrato de concesión para un proyecto que tiene capacidad para producir 320.000 toneladas anuales de cobre, una de las mayores producciones de América Latina.

      Según el gobierno panameño, el proyecto de la minera, superior a los 6.700 millones de dólares, es la mayor inversión privada en Panamá y aporta el 3,5% al Producto Interno Bruto (PIB) del país.


      Contenido Patrocinado