Sensatez

  • AFP | Personas en una manifestación frente a la Asamblea.

      Si algo quieren los panameños, además de mejores condiciones de vida, es que se logre un acuerdo entre el gobierno, sus autoridades y los liderazgos de las protestas callejeras.

      En gran número, encabezadas por los educadores, las movilizaciones han estado caracterizadas por la alegría y el civismo.

      Sin embargo, hay que alertar y advertir de la aparición de una agenda oscura que trae consigo la violencia, el desasosiego  e inclusive el discurso de odio y destrucción nacional.

      El panameño quiere acuerdos y soluciones. Lo otro no tiene cabida en este país.


      Contenido Patrocinado