Extremismo

  • AFP | Indígenas que se mantenían en un cierre de vías.

      Las jornadas de protestas que iniciaron a principios de mes se han caracterizado por mucho civismo y respeto, excepto por aquellas donde grupos extremistas y delincuentes por el otro, han introducido la violencia y el terror.

      Los ciudadanos decentes y pacíficos, que son la mayoría esperan que una vez se concluyan las negociaciones y se logren acuerdos con todos los sectores involucrados en las movilizaciones y paros, se ponga orden en aquellos lugares donde los violentos han tratado de imponer un discurso disociador.

      El país merece paz y tranquilidad.


      Contenido Patrocinado