Londres promete ayudar a las víctimas del conflicto norirlandés a encontrar la "verdad"

El gobierno británico se comprometió el jueves a ayudar a las familias de las víctimas del conflicto en Irlanda del Norte a acceder a la...
  • Boris Johnson visita una base militar británica acompañado por su ministro para Irlanda del Norte, Brandon Lewis (dcha), el 12 de marzo de 2021 en la localidad norirlandesa de Aldergrove

      El gobierno británico se comprometió el jueves a ayudar a las familias de las víctimas del conflicto en Irlanda del Norte a acceder a la "verdad" sobre los desaparecidos durante 30 años de enfrentamientos en la provincia británica.

      Un día después de que el primer ministro Boris Johnson pidiera disculpas por los sangrientos tiroteos de 1971 en el barrio de Ballymurphy, en Belfast, su ministro para Irlanda del Norte, Brandon Lewis, rindió homenaje a la "paciencia" y la determinación de las familias en una declaración ante los diputados británicos.

      Una juez norirlandesa determinó el martes que el ejército británico hizo un uso injustificado de la fuerza en la "masacre de Ballymurphy", considerado uno de los episodios más mortíferos de las tres décadas de violencia entre católicos republicanos y protestantes partidarios de la corona británica.

      Hasta el acuerdo de paz de 1998, el conflicto dejó 3.500 muertos.

      "Este gobierno quiere avanzar abordando el legado del pasado en Irlanda del Norte, un camino que permitirá a todas las personas o familias que quieran información buscar y recibir respuestas sobre lo que ocurrió", dijo Lewis, abogando por una medida que "allane el camino para una reconciliación social más amplia para todas las comunidades".

      Veintitrés años después del acuerdo de paz, "miles de muertes siguen sin resolverse", afirmó.

      El gobierno quiere dar una respuesta que "refleje el tiempo transcurrido, la complejidad de la turbulenta historia de Irlanda del Norte y la realidad de los compromisos ya alcanzados". Pero, sobre todo, "de una manera que permita a las víctimas y a los supervivientes acceder a la verdad que merecen", subrayó.

      Johnson se dirigió por escrito a las familias de las víctimas de Ballymurphy, enviándoles una carta a cada una, pero estas rechazaron estas "disculpas de un tercero".

      Briege Voyle, cuya madre murió por los disparos de los militares británicos, consideró que la policía debe ahora investigar y el ministerio de Defensa "dar la información de que dispone".


      Contenido Patrocinado