Muere Thich Nhat Hanh, el monje budista que llevó el "mindfulness" a Occidente

El activista por la paz Thich Nhat Hanh, uno de los monjes budistas más influyentes del mundo por promover la práctica del "mindfulness" a Occidente,...
  • Imagen del monje budista Thich Nhat Hanh en silla de ruedas en el templo Tu Hieu de Hue (Vietnam), el 15 de noviembre de 2018

      El activista por la paz Thich Nhat Hanh, uno de los monjes budistas más influyentes del mundo por promover la práctica del "mindfulness" a Occidente, falleció el sábado en Vietnam a los 95 años, señaló su organización en su cuenta de Twitter.

      El maestro zen, propuesto como candidato a Nobel de la Paz por Martin Luther King, vivió casi cuatro décadas en el exilio por su oposición a la guerra de Vietnam, que le granjeó la enemistad de los dos bandos en conflicto.

      Este monje es considerado el artífice de la introducción en las culturas occidentales del "mindfulness" o atención plena, una terapia de meditación destinada a tomar conciencia total del presente sin evaluarlo.

      El maestro "falleció en paz" en el Tu Hieu Temple en la ciudad de Hue, el corazón del budismo en Vietnam, indicó la Comunidad de Budismo Comprometido de la Aldea de Plum, su organización de enseñanza.

      "Invitamos a nuestra querida familia espiritual global a tomarse unos instantes para estar tranquilos, volver a nuestra respiración consciente, mientras juntos retenemos al maestro en nuestros corazones", añadió esta organización.

      Durante décadas, Thich Nhat Hanh ha promovido esta técnica en los países occidentales (en casas de celebridades de Hollywood o en empresas de Silicon Valley) antes de volver a Vietnam en 2018 tras casi cuatro décadas de exilio en Francia.

      Nacido en 1926, Thich Nhat Hanh fue ordenado con 16 años y fundó una escuela para jóvenes que entrenaba a voluntarios para construir clínicas e infraestructura en aldeas afectadas por la guerra.

      Tras un viaje a Estados Unidos en el que conoció a Martin Luther King, se le prohibió volver a Vietnam. Considerando que la guerra estaba mal en su mismo concepto, el monje no tomó ningún bando y se vio perseguido tanto por el Norte comunista como por el Sur respaldado por Estados Unidos.

      Y cuando terminó la guerra, tampoco pudo regresar por su defensa de la libertad religiosa, estrictamente controlada por el victorioso bando comunista.

      En 1967, Martin Luther King lo nominó al Nobel de la Paz argumentando que "sus ideas por la paz, si se aplicaran, construirían un monumento al ecumenismo, a la fraternidad mundial, a la humanidad".

      Durante sus 39 años de exilio en Francia, organizó retiros por todo el mundo y escribió alrededor de cien libros sobre "mindfulness" y meditación.

      Las autoridades le permitieron pasar sus últimos días en el templo Tu Hieu, aunque vigilado de cerca por la policía que estaba siempre apostada en los alrededores del complejo religioso, convertido en lugar de peregrinaje para sus devotos.


      Contenido Patrocinado