Negociaciones sobre programa nuclear iraní en Catar concluyen sin progresos

Las negociaciones indirectas en Catar entre Irán y Estados Unidos para revivir el programa nuclear de Teherán de 2015 terminaron sin progresos, indicó un portavoz...
  • Enrique Mora, negociador de la Unión Europea encargado de coordinar las conversaciones nucleares con Irán, participa de una reunión con el jefe de la diplomacia de la UE, Josep Borrell, el 25 de junio de 2022 en Teherán

      Las negociaciones indirectas en Catar entre Irán y Estados Unidos para revivir el programa nuclear de Teherán de 2015 terminaron sin progresos, indicó un portavoz diplomático estadounidense, entre reproches cruzados de los dos países culpándose por la falta de acuerdo.

      "Las conversaciones indirectas en Doha han concluido" y "estamos decepcionados de que Irán, otra vez, se haya negado a responder positivamente a la iniciativa de la UE y que por ello no se hizo ningún progreso", dijo un portavoz de la diplomacia estadounidense.

      Durante dos días, delegaciones de ambos países se han reunido indirectamente en la capital catarí con la intermediación de la Unión Europea, cuyo negociador reconoció que los contactos no avanzaron "como esperaba" Bruselas.

      "En dos intensos días de conversaciones de proximidad en Doha (...), aún no se han producido los avances que el equipo de la UE, como coordinador, esperaba", dijo en Twitter su coordinador Enrique Mora.

      "Seguiremos trabajando con mayor urgencia para reconducir un acuerdo clave para la no proliferación", añadió en este mensaje, acompañado por una fotografía con el jefe negociador iraní, Ali Bagheri.

      Sin embargo, tanto Washington como Teherán dieron por culminada esta ronda de negociaciones.

      El portavoz del ministerio de Exteriores de la República Islámica, Nasser Kanani, dijo que las conversaciones estaban previstas "para dos días desde el principio". Las partes "intercambiaron puntos de vista y propuestas", añadió.

      Previamente no se había indicado un plazo máximo para estas conversaciones intermediadas por la UE que empezaron el martes entre Bagheri y el emisario estadounidense para Irán, Robert Malley.

      Una fuente europea indicó a la AFP que teóricamente las negociaciones tenían que durar varios días.

      - "Líneas rojas" -

      El ministro iraní de Exteriores, Hossein Amir-Abdollahian, dijo que su país era "serio" para cerrar un acuerdo en Doha, pero que no iba a cruzar sus "líneas rojas".

      "Si el bando estadounidense tiene intenciones serias y es realista, hay un acuerdo disponible en este momento y en esta ronda de negociaciones", dijo según la agencia estatal IRNA.

      Previamente, este medio había indicado las "líneas rojas" de Teherán: el levantamiento de todas las sanciones vinculadas al acuerdo nuclear, crear un mecanismo para verificar que se han levantado y asegurar que Estados Unidos no se retira otra vez del acuerdo.

      De su parte, el portavoz diplomático estadounidense reprochó a Irán que "eleva puntos que no tienen ningún vínculo con el JCPOA [el acrónimo inglés para el acuerdo de 2015, ndlr] y no parece dispuesto a tomar la decisión fundamental de saber si quieren hacer revivir el acuerdo o enterrarlo".

      El departamento de Estado de Estados Unidos no comentó inmediatamente sobre estas conversaciones, pero un portavoz indicó que estaban dispuestos a volver al acuerdo siempre que Teherán "abandone sus peticiones adicionales que van más allá" del ámbito del pacto.

      Las discrepancias entre ambos países incluyen la solicitud de Teherán de que los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica, una rama de su ejército, sean retirados de la lista terrorista de Estados Unidos.

      Los dos rivales se han estado reuniendo indirectamente (enviándose mensajes desde diferentes áreas de un mismo hotel) para desbloquear las negociaciones para resucitar el acuerdo de 2015.

      Ese pacto firmado entre seis grandes potenciales mundiales e Irán levantaba las sanciones internacionales sobre la República Islámica a cambio de que esta frenara su programa nuclear iraní.

      Estados Unidos abandonó unilateralmente el acuerdo en 2018 bajo la presidencia de Donald Trump y reimpuso sanciones a Teherán, que se desentendió después de los compromisos adquiridos.

      El arribo de Joe Biden a la Casa Blanca llegó a reactivar en abril de 2021 las negociaciones en Viena, pero este proceso quedó paralizado en marzo.


      Contenido Patrocinado