Cortizo anuncia que el gobierno cubrirá el costo de los tratamientos de joven envenenada con dietilenglicol

  • La joven panameña Maybeth Coronado, víctima del envenenamiento masivo con dietilenglicol.

      La joven panameña Maybeth Coronado, víctima del envenenamiento masivo con dietilenglicol y que necesita viajar a Colombia para recibir ayuda médica urgente para evitar que le sigan apareciendo úlceras en su cuerpo, podrá hacerlo luego que el presidente Laurentino Cortizo anunciara que el Gobierno donará B/. 46,000 para su tratamiento.

      “En nombre del pueblo panameño y a través del programa #TransformandoVidas de la @presidenciapma, cubriremos con B/.46,000 los tratamientos médicos que requiere Marybeth Coronado en su pierna, y para atender la condición que presenta en la piel. ¡Eres una guerrera!”, afirmó el mandatario en su cuenta de Twitter.

      Coronado lleva 15 años sufriendo los efectos de consumir un frasco y medio del jarabe envenenado, para curarse del problema que en ese entonces tenía; ahora vive un calvario, pues relató que le salen úlceras en el rostro, manos, cuero cabelludo, entre otras partes de su anatomía. Además, tiene una en el pie que la aqueja y podría perderlo.

      Entre las enfermedades diagnosticadas, producto del jarabe, son: gastritis crónica, asma bronquial, piodermitis gangrenosa e hipotiroidismo. Desde pequeña sufría de dermatitis atópica, asma bronquial e hipotiroidismo. Sus tratamientos empiezan en 1994 por una extracción de pieza dental, que presentó un edema y lesiones tipo quemadura en el labio a la aplicación de lidocaína. Por lo cual fue tratada toda su infancia y adolescencia  hasta que en julio de 2006 le recetaron Difenhidramina  en el Complejo Hospitalario Metropolitano Dr. Arnulfo Arias.

      “El viajar a Colombia es para darle atención primaria a una úlcera que tengo en el pie y me tiene la extremidad comprometida y que me tomen como un caso investigativo y puedan averiguar qué es lo que pasa en mi organismo, porque al final  tengo un síndrome  con el que pierdo todo el colágeno de mi cuerpo y, por ende, no puedo cicatrizar”, explica la joven.

      El tratamiento en el hospital Valle de Lili en Calí,  Colombia tiene un estimado de 46 mil  balboas, para  evaluación y tratamiento  en el mes de junio, por un periodo estimado de cuatro semanas.


      Contenido Patrocinado