Sobre privados de libertad

  • ML | Katherine Palacio P.

      La crisis sanitaria que vivimos a nivel mundial, ha dejado en evidencia la vulnerabilidad de muchos sectores, no solo en los países subdesarrollados sino a nivel de las grandes potencias.

      En Panamá, no escapamos a esta realidad y una de las poblaciones más vulnerables a resentir fuertemente esta pandemia son los 18 mil 179  privados y privadas de libertad a nivel nacional. Es por ello que se hacen ingentes esfuerzos para redoblar las medidas de higiene en los centros penitenciarios, además de buscar las alternativas legales que permitan desahogar el hacinamiento que se vive en los mismos.

      Recientemente la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), emitió la Declaración “COVID-19 y Derechos Humanos: Los problemas y desafíos deben ser abordados con perspectiva de Derechos Humanos y respetando las obligaciones internacionales”, en el que insta en uno de sus 13 puntos a los Estados parte de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, a garantizar los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales sin discriminación a toda persona bajo la jurisdicción del Estado y, en especial, a aquellos grupos que son afectados de forma desproporcionada porque se encuentran en situación de mayor vulnerabilidad entre los que se encuentran los privados de libertad.

      Siguiendo las recomendaciones realizadas por el Ministerio de Salud (Minsa), los privados de libertad  se han armado con escobas y desinfectantes para sanitizar los centroa penales y así contribuir con  las autoridades sanitarias a mantener la higiene y evitar la propagación del virus.

      Esta pandemia nos ha deja como lección que no importa si estamos privados o no de libertad, todos podemos contagiarnos, todos somos iguales, todos tenemos los mismos derechos y todos podemos contribuir para ganarle la batalla al coronavirus.

       

      Katherine Palacio P. 
      [email protected]
      * La autora es periodista. 

       

       


      Contenido Patrocinado