Hacia recuperación económica

  • Cristobal Silva.

“Si no nos mata el virus, nos matará el hambre”, es el grito generalizado de muchas familias pobres que han sido afectadas por la pandemia del nuevo coronavirus (Covid-19), ya sea en su salud o por haber perdido sus trabajos y no tienen ingresos para lo esencial que es comprar alimentos.

La decisión de establecer cuarentenas, totales o parciales, como medida primaria para contener la expansión del virus ha sido determinante en la inconformidad que muestra la población.

Se escucha cada vez con más insistencia, voces que piden a las autoridades trazar la ruta para la reactivación económica y al mismo tiempo continuar con la lucha contra la expansión del virus. 

Estas peticiones suponen que el gobierno debe encontrar estrategias, más allá de la dictaminadas cuarentenas y toques de queda, de tal manera que se permita detener el virus sin poner en riesgo la economía del país. 

Dicha estrategia supone, primero suprimir el virus y apoyar a los afectados con diligencia y con los recursos suficientes.  Seguidamente hay que tratar de reabrir la economía, en el caso nuestro, abriendo los bloques que ha definido el gobierno en su ruta de apertura económica.

Todo esto debe desembocar en la estabilización económica que permita la recuperación y eventual transformación de la economía que anticipamos se daría por las circunstancias dadas.

Para definir esta ruta, hay que monitorear con mucho cuidado el comportamiento de los casos de contagios que se van dando y la afectación que estaría sufriendo el Producto Interno Bruto (PIB).

 

Cristóbal Silva
[email protected]

* El autor es ingeniero.