Recuperación, confianza y comportamiento

  • Cristobal Silva.

En el tratamiento y control de la pandemia, el gobierno esta en el puesto de mando para dar respuestas oficiales dado que es el ente responsable para ofrecer la información pública oficial, las orientaciones de salubridad y dar la asistencia pública para hacer frente a la crisis. 

Sus políticas solo son eficaces en la medida en que los ciudadanos cumplan con las directrices impartidas.

Cuando los ciudadanos confían en que la información proporcionada es precisa y oportuna, el nivel de cumplimiento ciudadano será alto y el gobierno podrá entonces asumir su rol como coordinador efectivo de la conducta ciudadana con la mayor credibilidad.  

Los ciudadanos necesitan saber en tiempo real como evoluciona la propagación del virus y cual es la estrategia de salud pública a seguir.

Esto tiene que ir acompañado de una campaña de comunicación eficaz para poder generar un nivel de confianza satisfactorio.  

Establecimiento de las normas mínimas de seguridad en las empresas, especialmente para el manejo de las tecnologías avanzadas, crea la confianza mutua adecuada. En años recientes, los niveles de confianza en el país se han visto erosionados.

La polarización política, los escándalos de corrupción en gobiernos y empresas, las crisis económicas, los altos niveles de delincuencia y la difusión de desinformación por internet son algunos factores que acaban la confianza mutua.  

Para ejecutar un Plan de Recuperación económica exitoso requerirá de un comportamiento ciudadano con confianza generalizada, tanto en las instituciones públicas como en las privadas. 

 

Cristóbal Silva 
[email protected]
* El autor es ingeniero.