La gente quiere consistencia y prioridades

  • Eliened Ortega

Muy bonitos los discursos de las autoridades sobre una reapertura controlada, en la que las empresas estén comprometidas con las medidas de bioseguridad por la pandemia, pero dicha iniciativa toma un tono turbio cuando parece que la prioridad es reabrir lugares como casinos y demás, cuando existen otros rubros más afectados.  

No me malinterpreten, dichas empresas también tienen sus gastos y personal pendiendo de un hilo, pero si la idea es hacer algo "escalonado" se debe considerar, de verdad, la urgencia con la que deben abrir.  

La economía tiene que empezar a moverse y creo que el estado debe priorizar al microempresario, ese al que la burocracia le pone más piedras en el camino que oportunidades. 

En redes sociales y conversaciones de calle es fácil toparse con el hastío de la gente por la falta de transparencia y consistencia, porque, aunque nos piden solidaridad y sentido común, pareciera que todo es parte de una treta en la se beneficiará al que mejores "palancas" tenga. 

Esos que viven de alguna forma del arte o de vender sus productos del día, deberían ser el foco del ejecutivo de cara al reingreso, para así conseguir que el mismo pueblo ayude al que más lo necesita. A la gente ya no la pueden burlar con palabras floridas y sermones de domingo, de aquí en más las decisiones deben ser consistentes, no pueden seguir manipulando para enriquecer más al rico, a costilla de los panameños a los que no le queda de otra que esperar y resistir hasta que esto termine. 

La sociedad está recibiendo mensajes confusos y, entre tanta incertidumbre por el virus, sería bueno que el estado consolide sus pronunciamientos,  porque, hasta ahora, han dejado más dudas que cuentas claras y cónsonas con la realidad que hay afuera de las oficinas.

Por otro lado, las campañas públicas para fomentar la inversión en empresas locales deberían empezar. Hasta ahora, han sido pocos los pronunciamientos sobre este tema y creo que convendría educar a la gente si queremos levantar nuestro sistema financiero. 
* La autora es periodista. 

 

Eliened ortega Yángüez 
[email protected]