Un pobre catálogo II

  • Gina Arias

La programación de televisión abierta ha mejorado sustancialmente en las últimas semanas con nuevas-viejas producciones que estrenaron hace cinco años, pero que ahora llegan a nuestro país a entretener a los panameños en medio de la cuarentena. 

¿Pero en realidad es tan importante colocar series y novelas de narcos en la noche?  Sabemos que es importante conocer de nuestra historia latinoamericana plagada de Robin Hoods modernos armados de cocaína, presuntas buenas acciones y un sistema de justicia pobre. Ni hablar de los ajustes de cuentas.

Mientras tanto, la llamada “Hora Pascual” ya no existe, quién sabe cuántos niños sin criterio formado se sientan a ver cómo todos alaban y veneran a los narcotraficantes en aras del riesgo y la adrenalina ¿Será que algún niño aún tendrá hora de dormir en nuestro país? 

Ya suficiente tenemos con el ejemplo que les dan nuestros diputados de la Asamblea Nacional (AN) a los más pequeños, de trabajo fácil, impunidad y chabacanería.

Ya ni sé qué es peor entre ver los mismos capítulos de las series derivadas de NCIS, CSI o cualquier otra agencia de seguridad de Estados Unidos  o ver cómo vanaglorian y ponen en un pedestal a los narcotraficantes que tanto daño les hicieron a miles de familias a lo largo de la historia.
 * La autora es periodista.

 

Gina Arias Rivera
[email protected]