De España a Colombia

  • Mario Castro Arenas

      “El territorio de las provincias del Istmo pertenece al Estado Republicano de Colombia a cuyo Congreso irá un diputado”. Este punto segundo del acta de independencia del 28 de noviembre de 1821 marcó el inesperado paso a una nueva dependencia extranjera. 

      En las deliberaciones del acta, se consideró la Gran Colombia y el Perú como el  destino del Istmo. El Obispo Higinio Durán y Mariano Arosemena votaron por el Perú, por los lazos mantenidos desde los virreinatos. Pero habría sido la continuidad de una dependencia de antigua data. La influencia de Bolívar decidió la anexión a la Gran Colombia.  Ernesto Castillero en “Historia de Panamá” sostuvo que Panamá fue parte de la estrategia de  Bolívar “para el éxito de sus campañas sobre los países que iba emancipando”.  La Carta de Jamaica de 1815 y el Congreso Anfictiónico de 1826 iluminan la visión del Libertador sobre Panamá como Puente del Universo y centro de la integraciòn americana. 

      Sin embargo, el general Tomás Herrera advirtió en 1841:  “La particular situación geográfica del Istmo hace que su comunicación con el interior de la Nueva Granada , sobre todo con la capital , sea difícil, incierta y tardía”. 

      Celestino Araúz, Argelia Tello, Alfredo Figueroa. Manual de Historia de Panamá. Tomo I. 

      Los movimientos separatistas y el Estado Federal demostraron la vocación soberana de Panamá, frustrada después por el tratado Hay – Buneau Varilla, sin embargo resuelta por la recuperación del canal. 

      Mario Castro Arenas 
      [email protected]

      *El autor es abogado.


      Contenido Patrocinado