La juventud y el futuro

  • Víctor De La Hoz

      El ser humano evoluciona en un abrir y cerrar de ojos. Digo esto porque al nacer uno viene al mundo sin nada, pero en el devenir del tiempo, casi a los seis meses o siete aprende a gatear, luego los huesos se van fortaleciendo y se aprende a caminar, al inicio con pasos titubeantes, que luego se hacen firmes.

      En este siglo XXI pareciera que la mayoría de la  juventud que vive en medio de una pujante tecnología que avanza a la velocidad del viento ha apartado los valores y apunta sus objetivos en lo material y la apariencia, con un espíritu vacío que pareciera sin aspiraciones, y no planifican el futuro, sin pensar que el tiempo perdido no se recupera jamás.

      Pero todo no está perdido con nuestra juventud y decimos esto porque hay padres como la Sra. Sussett, que a pesar de residir en una zona roja, ha logrado mantener a sus hijos apartados de los vicios que se encuentran en la calle, incentivándolos a practicar un deporte o a estudiar un instrumento musical en la Fundación Fundicopa,  mirando con luces largas el futuro de sus vástagos.

      Un evidente ejemplo son los jóvenes que conforman las selecciones de fútbol, baloncesto y béisbol y que hoy día algunos han dado el salto y logran pasar a las filas de profesionales contratados por clubes y franquicias  internacionales,  ganando dinero para ayudar a la situación económica de sus padres, lo cual es un triunfo. 

      De igual forma hay muchos jóvenes que han incursionado en el arte y como escritores han trascendido fronteras.Ese triunfo es alcanzado cuando el hombre se traza metas y objetivos, pero esto es logrado gracias a  la orientación y guía de los padres y abuelos, como es el caso de Juan Diego, uno de mis nietos, de 13 años de edad, amante del fútbol, seguidor y fanático de este deporte, quien ahora nos sorprendió debutando como comentarista  de fútbol en la liga sub 12 que se trasmite por el canal de YouTube COS. 

      Para JD es un gran pasó y de mucha satisfacción para su familia A pesar que el país y  el mundo vive un ambiente  de violencia y criminalidad hay esperanza en los futuros hombres y mujeres del país. 
      * Periodista.

      Víctor De La Hoz
      [email protected]
       


      Contenido Patrocinado