Cultura de Salud y Seguridad Positiva

  • Daniel Abrego Echeverría

      El 28 de Abril  se conmemora el “Día de la Salud Ocupacional”, es un homenaje que se hace cada año a las víctimas de accidentes y enfermedades de origen laboral. 

      El hecho de que, para una gran proporción de trabajadores, sus condiciones de trabajo sean percibidas, por ellos,  como satisfactorias y, al mismo tiempo, se produzca  una siniestralidad elevada, demuestra la presencia de un factor: la falta de cultura preventiva en general en toda nuestra sociedad, que hace que empresarios y trabajadores asuman como correctas condiciones de trabajo inadecuadas y a veces manifiestamente peligrosas, considerándolas como una parte inherente e inevitable de su trabajo.

       No podemos continuar con una actitud  individualista, que trata de cumplir en lo mínimo con los requerimientos de las autoridades relativas, dejando de lado la responsabilidad real en la prevención de los accidentes y enfermedades profesionales. 

       Es ahora que tenemos que trabajar en una Cultura de Salud y Seguridad Positiva.

      Según estudios de  CEPAL [Comisión Económica para América Latina y el Caribe] Panamá se encuentra en el tercer lugar  -entre 15 economías de la región- donde más ha crecido la brecha de ingresos entre ricos y pobres en los últimos años, lo cual, indica que, adicionalmente a la escasa prevención de los riesgos del trabajo,  tampoco  estamos actuando juntos en la búsqueda de mejores condiciones de Salud, Seguridad y Bienestar para los trabajadores. Por lo antes expuesto, es necesario establecer  una conducta de actuación colectiva, a efecto de consolidar  una Cultura de Salud y Seguridad Positiva. Mientras persistan las diversas carencias y desigualdades en relación con los ingresos y el ejercicio de los derechos de gran parte de la población y  el crecimiento esté concentrado, tanto geográficamente como por sectores económicos, con altos niveles de empleo informal, seguirá manteniéndose la  exclusión y la desigualdad y se mantendrá el descontrol de  los riesgos del trabajo. 

      Estamos gradualmente, saliendo de la crisis sanitaria que sufríamos. Avanzar con paso firme, es lo que se impone,  sabiendo que, hemos podido enfrentar la crisis y que igualmente estaremos preparados para, de manera resiliente, poder afrontar todas las condiciones que  pudiesen darse en el proceso de recuperación de nuestra normalidad, siempre que podamos visualizar y compartir una Cultura Positiva de Seguridad y Salud.

      Dejemos de lado las confrontaciones y dediquemos nuestro esfuerzo colectivo en lograrlo.

      Daniel Ábrego E. 
      [email protected]

      *  Especialista en Medicina del Trabajo. 


      Contenido Patrocinado