El precio del combustible

  • Víctor De La Hoz

      La situación generada en América Latina, Europa y el resto del mundo, por la crisis en el alza del combustible ha convulsionado a estas naciones produciendo un fuerte impacto a la economía, y Panamá no escapa de esta situación. 

      Las protestas y manifestaciones de rechazo al alza del combustible, no han parado desde hace semanas, debido a que se ha reflejado en los precios de la canasta básica familiar, donde muchos hogares panameños han recurrido ajustar su presupuesto, y reducir en vez de comer tres golpes solo se pone la mesa en el desayuno y cena en algunos casos.

      Ya está situación  ha llegado al extremo que los gremios magisteriales, y sindicatos obreros hayan planteado al gobierno que se encuentre una solución con el congelamiento de los precios del combustible. Y llaman a una paralización. La educación es prioritaria para el desarrollo de una nación, porque una paralización del calendario escolar perjudicaría al sistema educativo luego de dos años de impartir clases de forma virtual, por la pandemia.

      Vemos que en otros países de Latinoamérica la población se ha lanzado a las calles, por la crisis económica que atraviesan estás naciones produciendo serios enfrentamientos entre la policía, y la población que plantea a los gobiernos una solución a la crisis.

      En nuestro país las autoridades del gobierno del presidente Cortizo vienen analizando  a través de una mesa de trabajo con una comisión de alto nivel, poder encontrar una pronta solución, donde ya los transportistas del sector público, y selectivo se le congeló el precio del combustible a B/.3.95 el galón. Y se espera también que haya una solución para el resto de los conductores  particulares.

      Por otra parte, el alza en el combustible también se ha notado que fue traspasada en los precios de los menús en los restaurantes, los precios han subido, y la cantidad de las comidas ha sido reducida, o sea hay un efecto cascada que afecta también el bolsillo del panameño.

      Tal situación del aumento en los precios del combustible sumado al incremento de la canasta básica familiar, con el desempleo en algunos hogares panameños está produciendo afectaciones a la salud del panameño, que tiene la esperanza que se pueda ver la luz a final del túnel, pero que sea a través del diálogo, sin que se convulsione la nación.
      *El autor es periodista.

      Víctor De La Hoz 
      [email protected]
       


      Contenido Patrocinado