El periodismo, un difícil oficio

  • Víctor De La Hoz

      “Aunque se sufre como un perro, no hay mejor oficio que el periodismo”, frase célebre dicha por el Premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez, que en los actuales momentos en que es amenazada la profesión del periodismo por la multa de Antai (Autoridad Nacional de Transparencia e Información) al diario Digital ‘La Verdad’, del colega Edmundo Dante Dolphy, acción que ha sido rechazada por distintos gremios periodísticos, dicha frase viene como anillo al dedo.

      El ejercicio del periodismo en Panamá como en otros países siempre ha sido sometido a cuestionamientos y amenazas de silenciar la libertad de expresión cuando se pisan callos.

      Los que abrazamos esta difícil y peligrosa profesión sabemos el riesgo y el viacrucis al que es sometido el periodista. 

      Ante la multa de mil balboas al Diario Digital La Verdad, por una publicación sustentada y respaldada por la fuente que suministro los datos, y el anuncio de la sanción hubo una especie de letargo en la reacción de los gremios periodísticos en pronunciarse. Los gremios periodísticos no pueden mostrarse indiferentes frente acciones como estas, que ya fueron superadas, luego de los 21 años del régimen militar, donde el periodismo sufrió y fue sometido a múltiples amenazas. 

      Quiero reconocer la valentía y coraje del colega James Aparicio, director de Metro Libre, quien fue el primero en solidarizarse con el Diario La Verdad y también aplaudo el respaldo de otros medios digitales y los medios de comunicación de la prensa escrita, radial y televisada que cerraron filas en apoyo a la libertad de expresión. 

      El pueblo panameño luchó en las calles para poder vivir en democracia, por lo cual debemos de continuar defendiéndola, al igual que a  la libertad de expresión. Consideramos que es necesario hacer un alto y reflexionar sobre este hecho, porque no puede haber selectividad de los gremios periodísticos en salir a dar una reacción o pronunciamiento cuando un colega o un medio es amenazado, cosa que no ocurre en otras profesiones. 

      Igualmente no se ha visto ninguna reacción de las distintas facultades de comunicación, de las diversas universidades que forman el relevo generacional, que saldrá a las calles a ejercer el periodismo y gastar la suela de los zapatos como lo hizo nuestra generación a la cual pertenece el veterano periodista Edmundo Dante Dolphy, propietario del Diario La Verdad. 

      Un pueblo sin libertad de expresión es un pueblo sin democracia.

      Víctor De La Hoz 
      [email protected]

      * Periodista. 


      Contenido Patrocinado