Algo sobre el nuevo director de Protección al consumidor

  • Pedro Meilán

      Tomar decisiones cuando uno está a cargo de una indtitución pública no es una tarea fácil.  Hay que analizar cada movimiento que uno haga en pro de la instuticuón y que la decisión que se tome al final cree un valor agregado a lo que había antes.

      La mejor satisfacción que uno puede tener es cuando se toma una decisión y al pasar el tiempo se ve con buenos ojos que lo que se decidió redundó en una mejoría dentro de la institución, que al final se convierte en beneficio para todos los ciudadanos.

      La Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia (ACODECO) se ha caracterizado a través del tiempo en ayudar a los consumidores cuando presentan sus denuncias o quejas. Es conocido que esta Autoridad está compuesta por dos grandes direcciones que son la de competencia, que se encarga de velar que los mercados funcionen adecuadamente sin que los actores intercambien información que pueda restarle beneficios a los consumidores; y la de protección al consumidor que se encarga de la defensa de los consumidores mediante los departamentos de conciliación, decisión de quejas y la defensoría de oficio, que todos dan respuesta a los consumidores sobre sus casos individuales. 

      También están los departamentos encargados de las denuncias en materia de metrología, precio a la vista, productos vencidos, sin fecha de vencimiento, jubilados, historial de crédito, entre otros; en donde se aplican sanciones a los agentes económicos que transgredan las normas de protección al consumidor. De la misma manera pueden abrir procesos de oficio cuando tengan conocimiento que se está dando alguna acción que vaya en perjucio de los consumidores. 

      Como se observa, la Dirección de Protección al Consumidor es mucha más amplia en departamentos; por lo tanto necesita muchos más recursos humanos o personal para poder desarrollar una labor aceptable. Me he tomado este tiempo en dar esta pequeña explicación porque el Administrador de la Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia (ACODECO) hace algunos días hizo la desiganción del Licenciado Ramón de la O. Fernández como nuevo director de protección al consumidor.

      Muchos de los que me conocen saben que no soy una persona de estar alabando ni adulando a nadie, pero es importante mencionar que la designación que realizó el Administrador Jorge Quintero, no pudo estar más atinada y ajustada a lo que se necesita en la institución.  

      El Licenciado Fernández estuvo en la institución por doce (12) años ocupando diferentes cargos, inclusive en muchas ocasiones encargado de la Dirección de Protección al Consumidor, y estuvo de Administrador Encargado también. La mayoría de su desempeño lo realizó como Jefe de Defensoría de Oficio; por lo que conoce perfectamente la Ley 45 que crea la ACODECO y cada una de las jefaturas que existen en la institución.

      Designaciones de este tipo son las que necesitamos en todos los puestos públicos, personas capacitadas, que conozcan la materia, que no tengan ningún señalamiento de algo incorrecto y de esa manera todas las instituciones tendrán respuestas positivas para la población.  

      Lo bueno también hay que decirlo y en esta ocasión se dan dos felicitaciones, una para el Administrador de ACODECO por una excelente designación y otra para el Licenciado Ramón Fernández, quien es el nuevo Director de Protección al Cosumidor y bien merecido. En hora buena. 
      * Abogado y exadministrador de ACODECO. 
       

      Pedro M. Meilán N.
      [email protected]
       


      Contenido Patrocinado