Apuntes sobre la educación

  • ML | José Luis Ríos.

      La educación panameña ha estado secuestrada por años, donde un grupo de personas que se hacen llamar "gremios magisteriales" opacan la labor de muchos docentes comprometidos por lograr que los estudiantes reciban una buena educación.

      Poco hacen los gobiernos por el temor a esos paros y/o huelgas y advertencias que realizan todos los años el grupo de educadores, incluso lo hicieron en pandemia por la covid-19, sin importar que las clases ya eran irregulares; según estos dirigentes pelean y luchan por la educación, sin embargo siempre terminan en lo mismo, pidiendo ajustes salariales, y hoy lo hacen por el elevado precio de los combustibles, las medicinas carísimas ni hablar de los alimentos.

      Es cierto, el actual gobierno no ha sabido dar respuesta a los problemas que afectan a la población excusándose en el virus que afectó al mundo; pero nada justifica suspender las clases y afectar a los estudiantes, quienes perdieron dos años de escolaridad por los múltiples factores que impidieron que todos estuvieran conectados para dar las clases y cumplir con los objetivos. 

      El daño que se hace, aunque la lucha sea justa, perjudica a los estudiantes y los gobernantes deben actuar, hay muchos docentes en casa esperando por ser nombrados, pero la politiquería barata sigue manchando las instituciones con nombramientos por amiguismo y no por profesionalismo. Ojalá nuestros docentes, el Estado y padres de familia pongan la educación como prioridad y no como política y preocuparnos por una educación de calidad para formar grandes profesionales.

      José Luis Ríos
      [email protected] 

      * El autor es periodista. 
       


      Contenido Patrocinado