Los desplazados y la sobrevivencia

  • Víctor De La Hoz

      La situación migratoria sigue siendo un problema de nunca acabar en Panamá, a pesar de los esfuerzos que desarrollan las autoridades panameñas, no deja de ser un tema que requiere controles más rigurosos entre nuestras fronteras.
      Este problema migratorio que afecta a Panamá, ha sido motivo de estudio hasta reportajes en los medios internacionales, que detallan el peligro el atravesar la selva de la provincia del Darién por lo cual lo han denominado “el infierno darienita”, por lo inhóspito del terreno y el alto riesgo para familias enteras que sueñan en llegar a los Estados Unidos.

      Aquellos que logran finalizar la travesía de esta selva tropical, y humedad es por un milagro de Dios, hasta enero a junio 2022 han alcanzado atravesar la selva del Darién más de 28 mil venezolanos, siendo la mayoría de los migrantes que se lanzan a esta aventura, aunque hay otras nacionalidades cómo nicaragüenses, cubanos o haitianos todos buscan abrazar el sueño americano.

      Es muy doloroso para un ser humano arriesgarlo todo, y someterse a esta experiencia, porque según cuentan en el recorrido se han observado cadáveres de niños, juntos a sus padres o niños huérfanos que han llegado a los albergues, y auxiliados por las autoridades panameñas, y reciben la ayuda necesaria. 

      El deseo de abrirse camino de muchos sudamericanos y centroamericanos es un negocio que de acuerdo a investigaciones los coyotes, (guías) cobran 500 balboas por personas, y estos migrantes trabajan por un largo tiempo y ahorran ese dinero, para dejar sus países atravesando la selva del Darién, algunos lo logran otros lamentablemente fallecen o son timados por estás organizaciones criminales.

      El flujo de migrantes retenidos en los albergues en el paso fronterizo con Colombia se había controlado por los acuerdos entre ambas naciones (Colombia y Panamá), que sería 100 migrantes por día, lo que permitía un control. 

      Sería bueno y conveniente que las autoridades panameñas y colombianas busquen nuevamente establecer encuentros bilaterales, ahora con el nuevo gobierno de Gustavo Petro y revisar el cumplimiento de estos acuerdos migratorios. La migración se ha constituido en una desesperación, y por eso se han organizado caravanas de migrantes desde países centroamericanos que intentan llegar a México, para luego pasar la frontera hacía Estados Unidos, algunos son detenidos, otros no sobreviven.
      * Periodista. 

      Víctor De La Hoz
      [email protected]
       


      Contenido Patrocinado