“Una historia de decepción laboral”

  • Cortesía Charles Williams | Clip de cortometraje.

      Una historia que estará concursando en el Festival de Micro metrajes organizado por el GECU y la Universidad de Panamá, se proyectará en el Cine Universitario el 21 de septiembre de 2022 a las 6 p.m. Sinopsis breve

      En el año 2020, muchas personas perdieron sus empleos, había muchos conflictos de intereses y los trabajos se volvían cada vez más inestables. María una diseñadora gráfica acabada de graduar, trabaja en una compañía de ropa interior, pero no es la diseñadora experta y profesional que se requiere, Esto la la llevará a vivir decepciones laborales. Al final logra encontrar una virtud que desconocía totalmente y le ayuda a sobrevivir el dolor que lleva por dentro.​

      Una historia de ficción escrita por Leyden Nieto ​

      Más detalles de esta historia: María una diseñadora gráfica que no ejercía su profesión y justo cuando intenta hacerlo, todo le sale mal, tiene un jefe que poco le importa su crecimiento, por la naturaleza del tiempo y la situación que se vivía existía desesperación por conseguir un empleo y a su vez surgía la competencia de quien era el mejor y más rápido.

      Todo se había encarecido, a mi oficina llamaban constantemente tratando de emplear a estudiantes o personas que empezaban en el campo, muchas de ellas se valoraban mucho por la diversidad de trabajos que ejercían, en sí el mejor era valorado.

      Trabajaba en la parte administrativa, porque cuando llegué a laboral en ese departamento, como no poseía título, ni experiencia, me ubicaron de inmediato en administración. Mi salario era deprimente, para lo ganaban allí, a pesar que era una administrativa, mi salario no competía con las funciones que realizaba.

      Un día me enviaron a una capacitación que me marcó, en la asignación decía mi nombre, sin embargo, cuando se aproximaba el tiempo de la misma, me dijeron los que estaba a cargo del departamento que tenía que quedarme custodiando una caja menuda, función poco común que ejercía. Ese día mi corazón se partió en dos y se volvió trizas.

      Algunos de mis compañeros, habían intercedido para que pudiera asistir a ese seminario de tecnología, que quizás me hubiera llevado a otro sitio, pero ese día todo cambió en mí. Decidí en ese momento actualizarme en la tecnología por mi propia cuenta, a subir la cantidad de estudios en mi hoja de vida y a demostrarle al mundo que podemos ser mejores.

      Este solo fue uno de los tantos sucesos que me ocurrían, estaba consumida en lágrimas, pero me dije a mi misma que todo tenía que cambiar, busqué en mi interior todo lo que me podía hacer fuerte y dentro de tantos recuerdos hallé uno en especial del que sentía que se iba a ser realidad “ser una locutora”.

      Mis padres estaban insatisfechos por mis cambios, ya que a pesar que existía poco dinero, yo lo iba a gastar en un diplomado de locución, para obtener la licencia y así poder ejercerlo en posibles oportunidades dentro de la empresa.

      * Estudiante de la Licenciatura en Dirección de Cine, Radio y Tv en la Universidad de Panamá.

      Leyden Nieto

      [email protected]


      Contenido Patrocinado