Los claros y oscuros del nuevo año escolar

      Reducir la deserción escolar, disminuir el número de fracasos, sumar a los educadores y padres a este nuevo desafío de clases virtuales y posiblemente “híbridas” con la modalidad presencial con condiciones y restricciones, son realidades que debemos enfrentar.

      Es evidente que la conectividad para asuntos académicos y el acceso a dispositivos celulares y computadoras, en particular en las zonas más afectadas por la pobreza y la crisis actual, se convierten en una necesidad imperiosa.

      El año pasado se superó un escollo. Faltan muchos.

       

       

      JAMES APARICIO
      [email protected]
      Twitter:@jamesapariciopa
      Instagram:jamesapariciopadre
       


      Contenido Patrocinado