Construir un país sin tantos odios

  • James Aparicio

      ¿Será que nos estamos enredando?

      La pandemia del covid-19, generó unas expresiones de solidaridad impresionante en los últimos 16 meses, pero sacó el lado oscuro de la gente, que parece embrujada por la intolerancia, descalificación y violencia.
      Para reconstruir el país se necesita mucho más que inversiones públicas y privadas o leyes nacionales  que satisfagan a unos y a otros.
      Respeto en vez de descalificación, ética frente a la de honestidad, trabajo duro ante la vagancia, optimismo por el pesimismo. ¿Es mucho pedir todo eso?

      James Aparicio
      [email protected]
      Twitter:@jamesapariciopa
      Instagram:jamesapariciopadre


      Contenido Patrocinado