De los hartazgos y protestas sociales

  • James Aparicio

      Las protestas dejan de ser sociales cuando causan daño o provocan destrucción. Ningún hartazgo justifica que se destruya la convivencia pacífica, la libertad de movilidad, la estabilidad de las empresas e inclusive de una nación. Me sorprendió el comunicado de la Cámara de Comercio. Redujo el conflicto social a la renuncia de la rectora de la UNACHI y se olvidó de proponer acabar con los oligopolios de los medicamentos, que están por las nubes. Los cambios y ajustes deben ser en todos los niveles sociales y políticos. 
      Y es urgente.

      JAMES APARICIO
      [email protected]
      Twitter:@jamesapariciopa
      Instagram:jamesapariciopadre


      Contenido Patrocinado